Skip to main content

En este artículo te vamos a contar todo sobre la fisiogenómica: qué es y qué papel juega en el ámbito de la fisioterapia

La fisiogenómica es la especialidad que se desarrolla con el fin de mejorar la patología propia de la fisioterapia, teniendo en cuenta cómo influye una nutrición incorrecta en todo el organismo. Mediante esta especialidad conseguimos mejorar esas “dolencias” osteomusculares mejorando su energía y sistema inmune.

Se debe tener en cuenta que una gran parte de los problemas físicos o dolores tienen su origen en un problema metabólico, por ejemplo, dolores tipo artrosis, tendinopatías recurrentes, etc.

La alimentación en la fisiogenómica

Una dieta sana es aquella dieta que proporciona niveles óptimos de nutrientes para el mantenimiento y regeneración del organismo, y bajos niveles de alimentos perjudiciales para la salud. Todo lo que ingerimos a lo largo del día representa una medicina o un tóxico en potencia para nuestro organismo. Es importante tener en cuenta que el nutriente no es simplemente una fuente de energía del organismo, el nutriente es capaz de ayudar a una regeneración celular, o favorecer una degeneración.

La alimentación equilibrada en una persona con cualquier trastorno de salud, varía y debe ser adaptada de forma individual. En general la alimentación es el factor externo que más influye sobre nuestra salud. Se cree que la gran mayoría de enfermedades degenerativas están influenciadas por la genética y la nutrición.

En cada comida, es necesario beneficiarse de alimentos ricos en ácidos y álcalis. El cuerpo necesita en parte un equilibrio ácido-base para ser más funcional y estable. Existen alimentos acidificantes y otros alcalinizantes, hoy desde la clínica de  fisioterapia Teraxis te contamos más sobre estos alimentos.

El papel principal de los alimentos acidificantes y alcalinizantes a nivel corporal

Los alimentos absorbidos por el organismo desempeñan un papel importante. Forman ácidos y bases tanto en la sangre como en el líquido extracelular. Como su nombre indica, los alimentos acidificantes producen más ácidos. Una vez metabolizados, forman ácidos fuertes, como el ácido clorhídrico. Por otro lado, los alimentos alcalinizantes producen más bases, aunque existen alimentos neutros que equilibran el ácido-base del organismo.

  • Alimentos acidificantes: algunos ejemplos de estos alimentos son: ternera, pollo, frutos secos, pan, maíz, huevos, entre otros.
  • Alimentos alcalinizantes: dentro de los alimentos alcalinizantes podemos encontrar: aguacate, sandía, pimiento, lechuga, zanahoria, etc.

La mayoría de dietas alcalinas o de pH no se basan en los valores PRAL para clasificar los alimentos según si son ácidos o alcalinos, sino que tienen en cuenta otros componentes del alimento. No existen tablas oficiales, y a veces la clasificación se rige por criterios que no tienen que ver con el residuo del alimento en el organismo, sino por otras cualidades saludables de los alimentos.

Por su composición mineral y el equilibrio entre todos sus minerales se clasifican como:

  • El calcio, sodio, potasio, zinc, magnesio y magnesio son minerales que abundan en alimentos alcalinos, y que se encuentran sobre todo en vegetales y cereales.
  • El fósforo, azufre, hierro, yodo y el cloro son minerales acidificantes, aunque también son saludables por su importancia para la vida.
  • Las bebidas con gas o refrescos contienen un alto nivel de ácido carbónico.
  • Comer en exceso azúcar refinada y mucha grasa, también produce sustancias ligeramente acidificantes, debido al aumento de CO2.

La mayoría de los alimentos naturales contienen minerales ácidos y alcalinos, y es el equilibrio entre éstos lo que determina sus efectos en el organismo, es decir su dieta equilibrada.

Beneficios generales de la fisiogenómica 

La especialista González de Arriba afirma que, “una persona con reflujo, dolores de cabeza, dolor de espalda y artrosis por ejemplo, no tiene 4 dolores diferentes, sino uno que empieza en el estómago, y acertando con las pautas nutricionales se podría solucionar todos los problemas. Sobre todo aquellos que son crónicos que con otras técnicas no mejoran. Es más probable que sean por algún origen bioquímico y podamos ayudarles”, explica.

Asegura que la mayoría de personas, incluidos deportistas, tienen problemas viscerales y esto les disminuye el rendimiento. Por ello, primero se les mejora la inflamación visceral consiguiendo mejorar las sensaciones físicas durante el entrenamiento.

En una segunda fase, al paciente se le podría mejorar la contracción y recuperación muscular mediante una nutrición más adaptada para el rendimiento, teniendo en cuenta la nutrición recomendada para deportistas y la expresión de su organismo en función de sus síntomas. Por ejemplo, hay deportistas muy propensos a contar con lesiones musculares y contracturas, y otro tipo de deportistas que nunca se contracturan. Por ello, la dieta para cada deportista debe ser diferente.

Desde el centro de fisioterapia Teraxis estamos a tu disposición para ayudarte en todas tus dudas y tratamientos. No dudes en contactar con nosotros, nuestro equipo de profesionales estará encantado de ayudarte en todo momento.